InternacionalLo ÚltimoPolítica

El presidente de Afganistán abandonó el país

El presidente Ashraf Ghani abandonó Afganistán este domingo, dijo un ex vicepresidente, ante el avance de los talibanes, que parecen estar a punto de tomar el control del país tras una ofensiva relámpago.

«El ex presidente afgano ha abandonado la nación, dejando a la gente en esta situación», declaró Abdullah Abdullah, ex vicepresidente del país y jefe del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, en un video publicado en su página de Facebook. «Dios lo responsabilizará, y la gente lo juzgará», agregó.

No indicó adónde se dirigía Ghani, pero el grupo de prensa afgano Tolo News apuntó que podría estar camino de Tayikistán.

Que Ghani dejara el cargo era uno de los pedidos clave de los talibanes en los diálogos de paz con el gobierno afgano, aunque el mandatario había optado por aferrarse al cargo hasta ahora.

Este domingo, los insurgentes habían capturado sin resistencia, la ciudad oriental de Jalalabad, horas después de tomar la norteña Mazar-i-Sharif, la cuarta mayor ciudad afgana y principal centro urbano del norte. Así, los talibanes controlan casi todo el país, tras 10 días de conquistas aceleradas contra las fuerzas gubernamentales y caudillos locales.

Los talibanes afirmaron que desean una «traspaso pacífico» del poder en los próximos días, dos décadas después de empezara una intervención militar liderada por Washington y ordenada a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

En un primer momento, el grupo ordenó a sus combatientes que no entraran en la capital, afirmando que las fuerzas del gobierno se encargarían de garantizar la seguridad. Pero más tarde, Zabihullah Muajhid, un portavoz, tuiteó que las fuerzas talibanas deberían ocupar las zonas desertadas por las fuerzas afganas, para mantener el orden.

Los talibanes también prometieron que no buscaban vengarse de nadie, tampoco de los militares o funcionarios que trabajaron para el actual gobierno.

Por su parte, el ministro de Interior, Abdul Sattar Mirzakwal, aseguró que se llevaría a cabo una «transferencia pacífica del poder» a un gobierno de transición.

La OTAN, que también se retira de Afganistán, reclamó una «solución política al conflicto, que es más urgente que nunca», según un portavoz.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, anunció que ya empezó la evacuación de diplomáticos estadounidenses y de civiles afganos que en el pasado cooperaron con Estados Unidos y que pudieran temer por su vida.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó el despliegue de 5.000 soldados en el aeropuerto de Kabul para proceder a la evacuación, que concierne a unas 30.000 personas.

Como la víspera, este domingo los helicópteros estadounidenses proseguían sus incesantes rotaciones entre el aeropuerto y la embajada de Estados Unidos en Kabul, un complejo gigantesco ubicado en la «zona verde» ultrafortificada del centro de la capital.

Biden amenazó a los talibanes con una respuesta «rápida y fuerte» si realizan algún ataque que pueda poner en peligro a estadounidenses. Su administración defendió su decisión de poner fin a 20 años de guerra, la más larga que haya librado Estados Unidos.

En este sentido, Antony Blinken, rechazó las comparaciones entre la situación en Kabul y la caída de Saigón en Vietnam en 1975, y reiteró que Estados Unidos había «logrado sus objetivos» en la guerra de Afganistán.

«Esto no es Saigón», dijo el secretario de Estado estadounidense a ABC. «Entramos en Afganistán hace 20 años con una misión y esa misión era hacer frente a los que nos atacaron el 11/S. Esa misión fue exitosa».

Tomado de: La Fm