Noticias

Édgar Guillermo Cabrera, el magistrado que favorece a las mafias de la gasolina en Nariño

El magistrado Édgar Guillermo Cabrera, miembro del Tribunal Administrativo de ese departamento, ha sido altamente cuestionado, debido a su presunta relación con algunos empresarios pertenecientes al negocio de la gasolina en esa zona del país. Algunos entes de control han puesto la lupa sobre varias de sus decisiones judiciales, que son las que, hoy por hoy lo tienen a la espera de un concepto jurídico condenatorio o absolutorio.

La Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, es el órgano competente que se dedica a estudiar el caso del magistrado Cabrera, y que empezó a cursar su proceso a principios este año. Según las investigaciones, Édgar Cabrera habría incurrido en un sinnúmero de irregularidades respecto a sus decisiones judiciales ordenadas, con motivo del Plan de Abastecimiento de Combustibles en Nariño, y que pretendían favorecer a dos de las distribuidoras de gasolina más grandes del departamento, ADICONAR y COMBUSCOL.

Para el togado, habría una inminente violación a la libre competencia en el mercado de la gasolina, a raíz de las disposiciones tomadas por el Ministerio de Minas y Energía, estipuladas todas, en el marco del nuevo Plan de Abastecimiento de Combustibles. Al objetar las pretensiones del documento gubernamental, Cabrera actuó en favor de ciertos empresarios, entre los que se encuentra el exalcalde de Pasto, Harold Guerrero, señalado de encabezar la ya reconocida “mafia del combustible”.

Dentro de las resoluciones que incluía el Plan de Abastecimiento de combustibles, que se ejecutaría a través del puerto, se hablaba de la reducción en el precio de la gasolina, de más o menos, 800 pesos el precio del galón en las estaciones de servicio. Dicha operación entorpecería el recaudo de recursos por darte de los dueños de las gasolineras, por lo que el magistrado Cabrera decidió mover sus fichas y poner freno a su ejecución.

Harold Guerrero ha sido reiterativamente señalado de utilizar los subsidios que entrega el gobierno, en términos de disminución en el precio de la gasolina, para revender el carburante a precio full en otros departamentos como Cauca y Valle del Cauca, y obtener por ellos altas sumas de dinero.