Noticias

Denuncia: en Medellín ya se venden la droga sintética krókodil

¡La terrorífica droga sintética KRÓKODIL ya se vende en las calles de Medellín! Así lo denuncia el Centro de consultoría de conflicto urbano C3, cuyos investigadores desde 2014 habían alertado a las autoridades para evitar el ingreso de estas sustancias.

El director del C3, Luis Guillermo Pardo Cardona, ratificó en diálogo con Caracol Radio: “El KRÓKODIL o la heroína de los pobres o la droga zombie, se está vendiendo en la ciudad de Medellín, en el centro de Medellín, en un sitio histórico del centro de Medellín”.

“El kit vale 3 mil pesos, es una droga que se inyecta; el kit trae la jeringa –imagine usted qué tipo de jeringa-; es un krókodil falsificado que es mucho peor, y trae un caucho para poderse colocar la inyección, y se consume y se comercializa en zonas como la del Tranvía de Ayacucho”, reveló el señor Pardo Cardona.

El señor Pardo Cardona alertó además por las gravísimas consecuencias físicas y orgánicas que tiene esta sustancia sintética en el cuerpo de los consumidores.

“Los órganos internos de una persona los va despedazando y eso llega hasta el rostro de la persona, y se les va cayendo partes del cuerpo. Es decir, se convierte en un zombie, ese es el principal efecto de esta droga de origen ruso, falsificada ya en Medellín. ¡Esto es un horror!”, describió el investigador y director del Centro de Consultoría C3.

Añadió que “a la segunda o a la tercer dosis ya se vuelve adicción y ya es absolutamente incontrolable, más el problema de salud pública que ello significa”.

Las que más se están usando:

Según la investigación del Centro de Consultoría de conflicto urbano –C3-, estas son las drogas alucinógenas, los sitios y los costos que se consumen en Medellín:

1. KRÓKODIL (de origen ruso y conocido como la heroína de los pobres) se vende en la presentación de un kit que vales $3.000; el kit incluye la jeringa, un caucho para amarrar en al antebrazo para ser inyectado y es de resaltar que este Krókodil es falsificado lo cual lo hace mucho más dañino para el organismo de su consumidor. Se vende actualmente por el territorio del tranvía de Ayacucho, en zona académica y comercial, y detrás del teatro Pablo Tobón Uribe, cerca de un CAI.

2. ÉXTASIS falsificado. Mientras el éxtasis original vale $30.000, el falsificado vale $7.000 y tiene un alto consumo en territorios como las discotecas o vecindades, en diversos zonas conurbadas en los municipios del Área Metropolitana. En estos territorios existe también un alto consumo de LSD, con costos entre $35.000 y 40.000.

3. El TwoCiBi o cocaína rosada tiene un costo de $25.000 y es de alto consumo en territorios del parque Lleras y conurbados, actividad de consumo que se combina con alta prostitución organizada en el marco del llamado * Turismo sexual* que caracteriza a nuestra ciudad desde hace casi una década.

4. Pepas de diferentes sintéticos se consumen en altas cantidades en el Parque de San Antonio y zonas vecinas y cuyo costo es de $1.000 que encuadra con el bajo poder adquisitivo de esos consumidores. No sobra advertir que en dicho espacio urbano existe un CAI.

5. El gramo de COCAÍNA tiene un valor de $5.000 y se comercializa con énfasis en: Bayadera, Barrio Triste, Caribe, Cementerio Universal y Barrio Antioquia

6. La dosis de BASUCO o BAZUCO de pírrica calidad (la basura de la coca) tiene un precio hoy en las calles de Medellín de $500 por lo cual es de un alto consumo se privilegia en los corredores urbanos de: Niquitao, La Minorista y la Avenida del Río. Todas estas zonas urbanas tienen un alto deterioro social y urbanístico. Es de anotar que este bajo precio lo tiene también el ZACOL, que es de un alto consumo por menores de edad en el centro de Medellín o comuna 10, para vergüenza social e institucional.

7. La CRIPA (*marihuana mejorada*) igualmente es de bajo costo ($5.000) y se consume altamente en la zona del parque del periodista, que tiene normalmente policía estacionados allí casi que las 24 horas del día.

8. El último hallazgo de nuestra investigación de campo es que en Medellín existen lo que se llaman OLLAS DE VICIO que son espacios privados, bajo protección ilegal de los Combos y las Convivir, centros del Microtráfico en sitios emblemáticos de nuestra ciudad como calle San Juan, avenida La 80, Calle La Paz, Barrio Jesús Nazareno, avenida De Greiff y República, Barrio Sevilla y Prado Centro y Antiguo, entre otros espacios simbólicos de nuestra bella Medellín.

Fuente: http://caracol.com.co