Adolescente fue abusada cuando se dirigía al colegio en Medellín

Una adolescente de 16 años, quien el pasado sábado en la mañana se dirigía a un preicfes, fue abusada sexualmente en una zona boscosa entre Medellín y Bello.

Así lo denunció la madre de la menor, quien contó que su hija se percató de que la estaban siguiendo desde una estación del metro aledaña.

El presunto agresor es un hombre de unos 30 años, y amenazó a la víctima con un arma blanca.

“Fue abordada en un parque lineal que se llama Los Mangos, a dos cuadras de la institución educativa. El tipo tenía una navaja y la hace tirar al piso para luego abusar de ella. Al finalizar le tira $10.000 y le dice; ‘Mire, para que se compre la pastilla del día después'”, cuenta la mujer.

Asimismo, le ordenó salir de la zona boscosa cinco minutos después de que él lo hiciera.

Atemorizada y llorando, la adolescente les escribió a sus compañeras de estudio para que la socorrieran y mandó la ubicación de donde estaba.

Al finalizar le tira $10.000 y le dice ‘mire para que se compre la pastilla del día después’

Al llegar a la institución educativa, se activó la ruta de atención para estos casos y notificaron a la madre de la menor.

“De inmediato, con Policía de Infancia y Adolescencia nos vinimos para un hospital donde le hicieron los exámenes pertinentes y le pusieron muchos medicamentos. Afortunadamente todos los exámenes le salieron buenos”, asevera la madre de la víctima.

La zona es muy insegura, la niña me dice que al lado había varias chaquetas, como si ya hubieran ocurrido casos como estos allí. “Ella me dice: ‘Mami, hay que hacer algo, porque como me pasó a mí, le pueden pasar a muchas niñas más, incluso del mismo colegio'”.

¿Qué dice la Policía?

El mayor Gonzalo Miranda, Jefe (e) de la Seccional de Protección y Servicios Especiales, manifestó que una vez conocido el caso, se activó el código fucsia para vincular a la víctima en la ruta de atención a la Secretaría de Salud, Medicina Legal y el ICBF, con el fin de realizar las medidas de restablecimientos de derechos.

Según las investigaciones iniciales, el presunto agresor es un hombre de unos 30 años, vestía pantalón azul oscuro, camisa negra con estampado blanco, gorra negra, tapabocas negro y bolso negro.

“Invitamos a la ciudadanía a brindar información oportuna para dar con el paradero de identificar al victimario y poder realizar las acciones para judicializar a esa persona”, dijo el uniformado.

El mayor Miranda recordó que las líneas 141 del ICBF y 123 de la Policía están disponibles para atender este tipo de denuncias que afectan la integridad de niños y adolescentes.

FUENTE EL TIEMPO